sábado, 24 de mayo de 2008

Dalí y ¿Eurovisión?




En muy pocas horas, se celebrará en Belgrado el 53º Festival de Eurovisión. Este certamen musical nació en 1956. En una época en la que se empezaba a soñar en una futura unión europea, la unión de radios y televisiones públicas europeas (UER), convocó un concurso de canciones que no se ha dejado de celebrar desde entonces, habiendo sufrido no pocos cambios.

¿Pero... qué relación puede tener Eurovisión con el Arte? En efecto, a lo largo de la historia de este festival, ha habido compositores musicales muy importantes, y entre ellos destaco por encima de todos a Serge Gainsbourg y su inolvidable Poupee de cire, poupee de son, que dio el triunfo a Luxemburgo en 1965 de la mano de France Gall (ver vídeo). Tradicionalmente, el país vencedor es el encargado de organizar la siguiente edición. En 1968, Massiel resultó vencedora por España. Al año siguiente, fue TVE quien organizó el festival. No se escatimaron gastos. Hay que tener en cuenta que en esos años, la España de Franco intentaba abrirse al exterior y mostrar al resto de europeos todas las virtudes del país. Así, lo primero que nos puede llamar la atención es que se le hicieran una serie de encargos a Salvador Dalí (1904-1989). El pintor catalán, que había entrado brillantemente en el panorama artístico europeo en la década de los años 20 gracias al Surrealismo, se fue alejando de algunos de sus principios estéticos conforme avanzó su trayectoria profesional. Ese alejamiento también se produjo a nivel ideológico, de forma que terminó identificándose con el régimen franquista en ciertos momentos, circunstancia que fue muy criticada por algunos artistas españoles que habían tenido que emigrar a otros países para poder ejercer con libertad su creación, como fue el caso del cineasta Luis Buñuel. Esta insólita colaboración de Dalí para el Festival de Eurovisión de 1969 es una curiosa anécdota que ejemplifica muy bien ese cambio de rumbo por parte de este artista excéntrico e irrepetible.

Dalí fue el responsable de la escultura metálica que decoró el escenario del Teatro Real de Madrid, y que pudo verse en las actuaciones de todos los países participantes. Pero además, también diseñó el cartel que podéis ver más arriba, que sirvió de cortinilla para presentar al resto de europeos este certamen de la canción. En él, perviven algunas de las referencias más típicas de Dalí. Un gran ojo en forma de reloj da paso a la presentación oficial de la mano de la por entonces presentadora de moda, Laura Valenzuela.

En este vídeo podéis ver la apertura del festival de 1969, en donde se aprecian estos dos obras, que nos hablan de un artista singular y verdaderamente heterogéneo:



6 comentarios:

Francisco Javier García Bueso dijo...

Una entrada muy original,

Saludos

Marisa García dijo...

Nunca habría relacionado a Dalí con Eurovisión. ¡Qué curioso! Me ha encantado esta entrada, ya sabes que soy una Eurofan.

Un abrazo,

Marisa.

Anónimo dijo...

Cómo ha cambiado Eurovisión, parece que se lo tomaban muy en serio por aquel entonces jeje y mira este año que cambio, con el Chiki Chiki

Javi

Gonzalo González dijo...

Gracias Francisco Javier, Marisa y Javi por vuestros comentarios

... cuando uno ve estas cosas, descubre que el Arte está en todos lados!

Marisa García dijo...

Of course, Art is all around!

olevi dijo...

En efecto, el cartel introductorio al festival es de Salvador Dalí pero la escultura moderna que se aprecia en el escenario es obra del escultor valenciano AMADEO GAMBINO (1922-2004).

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails