jueves, 26 de febrero de 2009

Miguelete


El Miguelete -Micalet en valenciano- es una construcción singular. Tanto es así que su popularidad supera con creces a la de la catedral valenciana, a la que se adosa y sirve de campanario. Estamos ante una obra muy popular dentro y fuera de la hermosa ciudad de Valencia, que bulle de emoción estos días ante la proximidad de la gran fiesta. El Miguelete ha visto muchos de los grandes acontecimientos de la ciudad. Y, año tras año, contempla el espectáculo de luz y sonido de las Fallas. Es un monumento que está permanentemente en la memoria de los valencianos. Una verdadera seña de identidad. Un emblema.

Centrándonos en lo puramente artístico, el Miguelete no es más que el campanario de una catedral gótica española. La construcción de la Catedral de Valencia tenemos que relacionarla con el auge experimentado por la burguesía del ámbito mediterráneo hispano hacia el siglo XIV. Dicho auge vino acompañado, lógicamente, de un florecimiento urbano, del que dan buena muestra las catedrales góticas levantadas en la antigua Corona de Aragón durante dicha centuria; catedrales como las de Gerona, Barcelona o Palma de Mallorca son otros dignos ejemplos a tener en cuenta. La de Valencia, sin embargo, suele aparecer menos en la historiografía artística. Pero es una obra sumamente interesante, que presenta cierta sencillez constructiva, pero una gran contundencia como edificio. Fue levantada, como otras obras, sobre edificios religiosos preexistentes. Presenta un conjunto de portadas entre las que destaca la principal, poderosa y escenográfica obra barroca del siglo XVIII. Posee elementos sumamente interesantes, como la denominada Obra Nova, del siglo XVI. Es, como muchas catedrales, un conjunto constructivo que, si bien fue edificado principalmente en estilo gótico, ha sufrido no pocas reformas en épocas posteriores.

Respecto al campanario, que hoy nos trae aquí, fue iniciado durante el último tercio del siglo XIV, concluyéndose a principios del siglo XV. Se trata de una torre de planta poligonal cuyo máximo desarrollo decorativo se alcanza en su parte superior, que presenta el repertorio decorativo propio del Gótico, a base de arcos apuntados y gabletes. Se inscribe plenamente dentro de la estética del gótico mediterráneo, y presenta paralelismos con obras anteriores, caso del campanario de la Catedral de Lérida, obra de transición entre el Románico y el Gótico. El curioso nombre con el que se denomina a este campanario se relaciona con la gran campana que alberga en su interior, que al parecer fue bendecida en la festividad de San Miguel.

El conjunto crea una siuleta fácilmente reconocible, de gran belleza plástica. Y vuelve a mostrarnos nuevamente que el Arte está vivo en la medida en que hay obras que, como ésta, no sólo sigue cumpliendo la función con la que fueron creadas, sino que además se convierten en señas de identidad de toda una ciudad.

Pincha en este enlace para informarte más sobre la Catedral de Valencia


7 comentarios:

Duncan de Gross dijo...

Me encanta el Miguelete, tiene cierto aire de torre defensiva, muy interesante!!.

morisot (Pilar Álamo) dijo...

Todos los temas que has tratado en tus post anteriores me apasionan, porque el románico y el gótico siempre me ha gustado mucho estudiarlos, sobre todo la iconografía, pero como he estado un tiempo fuera de la "circulación" voy un poco atrasada, pero me iré poniendo al día aunque te ponga los comentarios con carácter retrospectivo... ¿vale?
Además ahora que tengo que estar una temporada en casa, tendré tiempo para estudiar un poquito más y pasearme por los blogs interesantes como el tuyo.
Un abrazo

morisot (Pilar Álamo) dijo...

Bueno...se me olvidaba una cosa interesante sobre las campanas del Miguelete, mira esta página de los campaners y verás qué curiosa
http://campaners.com/

clariana dijo...

Es bella la fachada de esta catedral, el campanario y "Obra Nueva". Me ha recordado un poco la fachada de la catedral de Murcia, que también es barroca, pero más recargada, ésta la conozco mejor. El Miquelete debe ser muy entrañable para los valencianos. Saludos.

Dédalus dijo...

Tras leerte, uno termina mirando con otra dedicación las cosas. No recuerdo haber visto migueletes (salvo el de la catedral de Gerona, si es que lo es). Pero si vi la preciosa catedral de Siena, a la que le dedicaste una entrada, y me impresionó, magnífica como es.

Un abrazo, Gonzalo.

Remedios Escobar dijo...

No me pierdo ninguna de tus clases. Me encanta cómo describes cada una de esas obras, las cuales muchas de ellas no conozco, pero te aseguro que dan ganas de viajar y conocerlas "in situ".

Este año estoy muy contenta, en casa; pero echo muchísimo de menos el ambiente del año pasado y, sobre todo, la gente.

Un besazo. Remes

p.d. Me encantaría que hicieras alguna entrada de algo sobre Antequera, el Efebo, la Colegiata de Santa María, el retablo barroco de la Iglesia del Carmen... si no lo conoces, ya sabes... Marisa e Inés vendrán pronto, ¡podrías apuntarte!

Gonzalo González dijo...

Gracias a Duncan por pasarte por aquí!

Morisot, la verdad es que la Edad Media tiene un encanto especial

Gracias también a Clariana y Dédalus por ser tan files!

Y a Remes, a ver si me animo con Antequera.Quise poner el Efebo en su momento... ya caerá algo...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails