jueves, 22 de mayo de 2008

Corpus Christi



Una de las manifestaciones externas más relevantes de la festividad del Corpus Christi es, sin ninguna duda, la procesión de la custodia por las calles céntricas de los pueblos y ciudades. Se trata de un acto externo en el que la Iglesia saca a las calles la encarnación de Jesús Sacramentado. Esta manifestación cultural se inscribe dentro de las festividades nacidas al amparo de la evangelización de los pueblos, y aunque tiene su origen en la Edad Media, es con el Renacimiento y el Barroco cuando alcanza mayor importancia, y es precisamente entonces cuando se generalizan las arquitecturas efímeras para la procesión, que ha pervivido en muchos pueblos y ciudades. La prueba de todo lo que decimos la tenemos quizás en el gran número de custodias procesionales conservadas en España. Son especialmente numerosas las de finales del siglo XV, y en los posteriores siglos XVI y XVII los ejemplos son abundantísimos.

En la actualidad, la procesión del Corpus Christiees especialmente relevante en tres ciudades españolas: Granada, Toledo y Sevilla. Precisamente, en la imagen superior podéis ver la colosal custodia de la catedral de esta última ciudad, ejecutada por Juan de Arfe (1535-1603), perteneciente a una saga de orfebres de calidad incontestable, entre los que brilla con luz propia su padre, Enrique de Arfe, quien firmó la Custodia de la Catedral de Toledo, aún dentro de la estética tardogótica. Al mirar estas custodias, pueden fácilmente percibirse los rasgos arquitectónicos de la época en la que fueron realizadas. En realidad, se trata de verdaderas estructuras arquitectónicas ejecutadas generalmente en plata. Aunque su tamaño nos resulte en ciertos casos bastante grande, lo cierto es que en algunos casos supusieron un ensayo a pequeña escala de realizaciones arquitectónicas de mayor envergadura.

El talento de Juan de Arfe superó incluso al de su padre, y de él no debemos únicamente destacar las custodias procesionales, sino también obras teóricas y tratados artísticos. Quizás su obra más celebrada sea la Custodia de la Catedral de Sevilla, concluida en 1587. Como corresponde a la época, esta obra cumbre de la orfebrería hispánica responde a las características de un Renacimiento avanzado de corte manierista, en el que la profusa decoración clasicista del Primer Renacimiento (que en España recibe el nombre de Plateresco), ha dado paso a una decoración más austera y a unas estructuras arquitectónicas más movidas, preparando el camino hacia el Barroco. La custodia está estructurada en cuatro cuerpos de planta central cuyo diámetro va descendiendo en altura. En el primer cuerpo se sitúa una escultura de la Inmaculada Concepción, y el último aparece coronado por una representación de la Fe, como corresponde a este tipo de obras. Puedes ver detalles más concretos de la iconografía pinchando aquí.

Sobre custodias procesionales española, os recomiendo este enlace.




2 comentarios:

Alejandro CD dijo...

Estimado colega:

Me ha gustado mucho tu reflexión sobre la festividad del Corpus y su elemento más representativo: la Custodia.

No sé si habrás visto en mi blog que he abierto una sección para albergar los artículos de todos cuantos están interesados en las Artes suntuarias. ¿Qué te parece colaborar en mi blog?

¿Podrías hacer, pensando a corto plazo, algún articulillo sobre las custodias, similar al que has publicado hoy (que, por cierto, voy a enlazarlo en mi blog)?

Gracias por tu comentario y tu visita. Espero que se abran las colaboraciones. Un afectuoso saludo

Gonzalo González dijo...

Muchas gracias por el comentario y por la invitación.

En cuanto que tenga un poco de tiempo intentaré escribir algo en tu blog.

Un saludo!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails