sábado, 14 de junio de 2008

De Al-Munastyr a Almonaster




Cuando se piensa el en Arte Islámico siempre se piensa en mezquitas. Parece lógico si tenemos en cuenta que hablamos de un arte configurado a través de una religión como es la musulmana. Y si se habla de mezquitas hispanomusulmanas, siempre nos viene a la cabeza la colosal creación de la Mezquita de Córdoba. Sin embargo, es evidente que no fue el único oratorio que existió en Al-Ándalus, a pesar de que fuera sin duda el más importante. En la misma Córdoba encontramos aún hoy restos de mezquitas de barrio. Y fuera de ella, los vestigios de mezquitas son numerosos, desde Sevilla a Granada. Sin embargo, hoy quería llamar la atención sobre una interesantísima mezquita conservada en la maravillosa Sierra de Huelva. El pequeño pueblo de Almonaster la Real tiene el privilegio de contar con uno de los edificios más singulares del arte hispanomusulmán. Allí podemos encontrar una pequeña mezquita rural, reutilizada posteriormente como iglesia cristiana.

La reutilización de espacios precedentes ha sido una constante a lo largo de la historia. Los ejemplos son interminables. En este sentido, los musulmanes fueron especialmente partidarios de utilizar espacios sagrados preexistentes, e incluso aprovechar materiales de obras anteriores para levantar sus propias construcciones. No hay que olvidar a este respecto la utilización de materiales de acarreo que se llevó a cabo durante las primeras fases de la construcción de la Mezquita de Córdoba, fundamentalmente de época visigoda. La Mezquita de Al-Munastyr reutilizó igualmente materiales de épocas romana y visigoda, algo bien visible en la irregularidad de los pilares del sahn o sala de oración común a todas las mezquitas occidentales. El resto de materiales van de la mampostería al ladrillo, dando como resultado final un edificio de carácter sencillo pero elegante y refinado al mismo tiempo, como corresponde a una obra que suele datarse a principios del siglo X, en época de Abd al-Rahmán III. Una obra que, no obstante, ha sido modificada posteriormente, de forma que nos encontramos vestigios mudéjares de la época bajomedieval en el ábside, o intervenciones en los siglos XVI y XVII en la torre, que lógicamente aprovechó para su erección los restos del primitivo alminar, que seguía el esquema de escalera en torno a machón central tan común en las obras emirales y califales.

Un buen motivo para escaparse a la sierra.



3 comentarios:

Mary dijo...

ME ENCANTO TU BLOG

Y TAMBIEN TUS ESCRITOS

VOLVERE¡

Dédalus dijo...

Gracias, Gonzalo. No tengo previsto en un plazo corto acercarme hasta Huelva, pero cuando lo haga buscaré Almonaster en el mapa y haré por ver "tu" mezquita.

Ya te lo dije: tienes un buen blog.

Abrazote.

Gonzalo González dijo...

Encantado estaré de que vuelvas, Mary!

Gracias por tus palabras, Juanan. Cuando te pases por este rincón del sur, tienes muchas cosas por descubrir... que no sólo de Giraldas, Mezquitas y Alhambras vive el hombre!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails