lunes, 28 de abril de 2008

La Magdalena Penitente según Donatello



En el Renacimiento Italiano, el arte de la escultura experimentó una gran evolución. Durante los siglos XV y XVI encontramos en Italia un buen número de escultores de gran calidad. Algunos de ellos alcanzaron categoría internacional. Es el caso de Donatello (1386-1466). El artista florentino es uno de los máximos responsables de la renovación de las artes en la Italia del Quattrocento.

La palabra Renacimiento alude básicamente a la vuelta a los ideales estéticos de la antigüedad grecolatina. No agota su campo de acción en las artes visuales, ya que encontramos referencias al clacisismo en otras artes, como es el caso de la literatura. Este renacer del mundo antiguo tiene lugar tanto en las formas idealizadas de la escultura, como en los temas representados, entre los que los capítulos mitológicos cobran gran importancia. A pesar de todo ello, y a pesar de que el gran Donatello también los cultivó, en sus últimas obras se observa una curiosa evolución hacia un dramatismo impropio del idealismo claśico. Quizás sea esta Magdalena Penitente uno de los ejemplos más claros de lo que decimos. Aquí no hay idealización, ni serenidad. La figura de María Magdalena -ejecutada no en mármol o bronce como estaba siendo habitual en los últimos años, sino en madera- se muestra al espectador absolutamente demacrada. El hecho de que se represente de un modo tan realista y deliberadamente cruento la imagen de un personaje de la Pasión como es María Magdalena nos habla de un artífice ciertamente singular en el panorama artístico del Renacimiento.

1 comentario:

arte dijo...

muy buen articulo y muchas gracias, me ha servido bastante para hacer un trabajo. si me permites me gustaría darle el enlace de tu blog a mi profesor de arte para ponerlo como blog amigo en lineaserpentinta.blogspot.com no se si lo conoceras.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails