sábado, 27 de septiembre de 2008

Comentamos una obra arquitectónica: Iglesia de San Marcos de Sevilla



Una vez empezado el curso escolar, este blog va a continuar con su labor divulgadora, pero además será un instrumento para los alumnos de Historia del Arte de 2º de Bachillerato del IES "Federico Mayor Zaragoza" de Sevilla, así como para todos aquellos que igualmente se animen a utilizarlo como herramienta de trabajo.

Hoy vamos a recordar cómo debe comentarse una obra arquitectónica. Vamos a poner un ejemplo cercano, conocido, como es la Iglesia de San Marcos de Sevilla. Cabe decir que el comentario debe ser lo suficientemente flexible, pero es muy útil que nos acostumbremos cuanto antes al esquema básico de comentario de imágenes artísticas, para, una vez dominada la cuestión, poder ir comentándolas de forma más libre y personal, sin que ello signifique renunciar al carácter científico que siempre debe tener:

Nos encontramos ante una obra arquitectónica cuya función es claramente religiosa, tratándose de una iglesia parroquial del casco antiguo de la ciudad de Sevilla. La obra ha sido concebida casi en su totalidad a base de materiales de escasa prestancia, destacando el ladrillo, con el que sus constructores ejecutaron una obra de calidad notable. Así, sólo encontramos la presencia de la piedra en las partes nobles del edificio, como es el caso de la portada de acceso que podemos ver a los pies, una nota característica que se repite de forma similar en otras parroquias sevillanas de la misma época. Precisamente, es en la portada donde observamos un mayor desarrollo decorativo. Está remarcada no sólo por el distinto material utilizado, sino también por el hecho de sobresalir del resto de la fachada. Presenta un gran arco apuntado y abocinado con puntas de diamante en su intradós, repertorio decorativo que se repite con mayor o menor constancia en otras iglesias bajomedievales de la ciudad, y que también vemos en el trasdós del arco de mayor tamaño. A continuación, y enmarcada entre dos esculturas posteriores situadas bajo doseletes típicamente góticos, se desarrolla una galería de arcos ciegos entrecruzados de raigambre islámica. El recuerdo al arte hispanomusulmán, y más concretamente almohade, alcanza su máximo desarrollo en la torre campanario, en la que podemos ver un trasunto del famoso alminar de la antigua mezquita aljama e Sevilla, popularmente conocido como la Giralda. Así, recurre igualmente a incrementar la decoración y la apertura de vanos conforme se avanza en altura, y muestra un repertorio de arcos y motivos geométricos propios de los años de presencia musulmana en la ciudad, algo epecialmente visible en la parte superior, que presenta una visión simplificada de los paños de sebka tan característicos de las realizaciones almohades. El conjunto final de la obra, con su airosa torre como emblema, es de gran belleza plástica, a pesar de la austeridad decorativa y la ausencia de artificios estéticos.

Esta iglesia supone un ejemplo de primera categoría para poder entender el momento histórico de la Sevilla en la Baja Edad Media. Recordemos que, tras haber sido reconquistada la ciudad en 1248 por las tropas de Fernando III, la ciudad pasó a formar parte de los cristianos. Sin embargo, muchos de los musulmanes que quedaron en la ciudad siguieron desempeñando su labores y trabajos tradicionales. Y entre ellos, el de la construcción era uno de los más destacados. Así se explica el buen número de parroquias levantadas en toda la ciudad durante el siglo XIV, y el hecho de que todas ellas recurran a un repertorio estilístico a medio camino entre el Gótico, estilo cristiano que entonces triunfaba en todo el continente europeo, y el almohade propio de los últimos años de dominación musulmana en la ciudad, configurando así lo que se ha dado en llamar como Gótico-Mudéjar, y que encuentra en las iglesias de Santa Catalina, Omnium Sanctorum o Santa Marina, entre otras, bellos ejemplos de lo que decimos. En cualquier caso, este mudéjar, esta síntesis de elementos cristianos y musulmanes realizada por aquellos a los que se les permitió quedarse, tiene, como decimos, uno de los mayores logros en el edificio que nos ocupa, la Iglesia de San Marcos, originaria del siglo XIV.

8 comentarios:

mangeles dijo...

Pues no sé a sus alumnos de 2º de Historia del ARte....pero a mí se me ha quedado un cuerpo de jota, que ni le cuento...Supongo que se puede preguntar...¿paños de sebka?...

Besos... feliz finde...

(Pd: la respuesta me vale, tanto del profe como de cualquiera de los alumnos...pero porfa...con palabras facilitas.)

Fran dijo...

Gonzalo tuve un error con la direccion aqui te dejo la buena, cuando leas el comentario borralo, ya que quizas este no sea el sitio, pero no recordaba como mandar mensajes privados.

http://academiareaslista.blogspot.com/

Gonzalo González dijo...

Claro que se puede preguntar, Mangeles... la sebka es un elemento decorativo típico del arte hispanomusulmán, sobre todo almohade, que consiste en entremezclar arcos de diversos tipos, creando formas romboidales de carácter geométrico. Piensa en la Giralda y saldrás de dudas.

Fran, ya estás añadido en los enlaces! Un saludo y gracias por colaborar!

mangeles dijo...

Ahhh¡¡¡ muchas gracias por la aclaración....y aprovechando voy a cotillear el blog de fran jejeje...

FEliz domingo amigo. Besos

mangeles dijo...

Pues no se puede cotillear, me parece que su amigo fran ha vuelto a poner mal la dirección.

REbesos

Gonzalo González dijo...

Si quieres mirar el blog de Fran, puedes encontrarlo en la lista de enlaces, dentro de "Alumnos con Arte!"

Saludos!

jardí dijo...

Es bello que lo que no consiguen las personas, lo consigan las realizaciones arquitectónicas, una fusión de elementos de dos culturas tan diferentes. He intentado seguir su interesante comentario y la belleza de esta iglesia es todo un símbolo. Gracias. Mª Ángeles.

Miguel dijo...

Estimado Gonzalo, te quisiera preguntar una cosa: Tengo una foto antigua, que está denominada "Sevilla, San Marcos". Pero no sé lo que es. A lo mejor te puedo enviar la foto?
Mi e-mail es: kunst@madrid.dainst.org
Soy arqueólogo.
Saludos, Miguel.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails