sábado, 18 de octubre de 2008

Nefertiti



Casi todos la conocen. Casi todos la vieron alguna vez en alguna fotografía, entre las páginas de un libro, o en un documental de televisión. Este soberbio retrato es, para entendernos, la más famosa y celebrada escultura del arte egipcio. Su delicado tratamiento de los rasgos faciales, su cuidada policromía y su exquisita vestimenta han pasado a la posteridad como uno de los más imperecederos iconos de belleza y elegancia de la Antigüedad.
Si bien es cierto que, en líneas generales, las artes plásticas egipcias apenas experimentaron evolución a lo largo de los siglos, hubo un interesante punto de inflexión con la llegada al poder de Amenofis IV, no tanto por las cuestiones religiosas derivadas de la implantación del monoteísmo en la figura del dios Atón como por el cambio de registro en la representación de la figura humana, que va a tender hacia un mayor naturalismo, y a un cierto alargamiento del canon, que ha recibido el nombre de Manierismo de Amarna en parte de la historiografía artística.
Nefertiti, como esposa de Amenofis IV, se encuadra plenamente dentro de este período. Lógicamente, encontramos muchos testimonios de su figura en pinturas, relieves y, cómo no, en bustos de bulto redondo, como es el ejemplar que hoy nos trae aquí. Este retrato fue descubierto a principios del siglo XX en el taller del escultor Tutmés junto a un interesante conjunto de veinte modelos preparatorios en yeso, que nos hablan de las mismas constantes estéticas. El Busto de Nefertiti del Altes Museum de Berlín (hacia el 1350 a. C.), al parecer, servía como modelo para los aprendices del taller del citado escultor para la realización de las imágenes de la faraona, con lo cual se oficializaban las representaciones del aparato oficial estatal, una costumbre que tendrá especial importancia también en el Imperio Romano en relación a las efigies de los emperadores.
En este caso, la representación oficialista de la faraona nos habla de una mujer bella y estilizada, exquisitamente maquillada y llena de elegancia. Aparece adornada con un rico collar y coronada por un sombrero alargada que acentúa aún más la estilización de su figura. Como decimos, la obra rehúye de la tradicional frialdad y el hieratismo propio de la plástica egipcia para mostrarnos una mujer de carne y hueso, que no renuncia, sin embargo, a la idealización de la belleza, sino que la potencia, y la subraya.
Un inmortal ejemplo de la Belleza universal. Una de las más bellas mujeres de la Historia del Arte.

10 comentarios:

YOel dijo...

Hola Gonzalo:
He visitado y leído muchos de tus buenos post... Seguro me llegaré por aquí más a menudo.

Igual, te invito a que visites mis blogs, sobre todo el de noticias y comentarios de Arte y Diseño. ( www.yoelmag.blogspot.com )

¡Felicitaciones por tu buen trabajo!

Saludos:
YOel

mangeles dijo...

ES HERMOSÍSIMA NEFERTITI...y GRANDIOSA ...Y sobre todo ...tiene actualidad...dá igual cuando se mire...yo hacía años que no veía la imagen...y sigue pareciéndome una obra actual...

un beso Gonzalo...feliz domingo

morisot (Pilar Álamo) dijo...

Pude ver cuando fui a Berlín esta escultura dentro de una vitrina y por lo tanto llena de reflejos y personas, pero en el fondo me sedujo como siempre o tal vez más por esa solidaridad que surge hacia ciertas obras que gustaría ver en su lugar.
Tu comentario, estupendo, como siempre.
Un abrazo de Pilar

Anónimo dijo...

Una escultura con mucho magnetismo, una mujer fascinante dentro de la historia, aunque sólo fue reina de Egipto, nunca fue Faraona. El periodo artístico que se desarrolló durante el reinado de Akenatón me parece muy intersante por cómo cambiaron la forma de ver el arte y su representación, sobre todo en una cultura que vivía de la tradición.
Una tarde de Agosto yo estuve frente a éste busto prácticamente solo y consigió emocionarme.
Ánimo a los estudiantes, para que sigan escribiendo en sus blogs y sigan descubriendo las maravillas del Arte.
C.

jardí dijo...

Buena representación del cambio operado en la escultura, en tiempos de Amenofis IV, realmente ese busto de facciones tan hermosas y tan estilizado parece inmortal.
Son interesantes estos comentarios sobre el arte egipcio que publicas.Gracias y un saludo.

Alejandro dijo...

Ay la bella Nefertiti! Su belleza será eterna in saecula saeculorum!
Gracias por visitar mi blog. Ciertamente, la visita a Valencia muy gratificante.
Respecto a lo que comentas del Tesoro de la Catedral de Sevilla, decirte que tan sólo conozco la parte barroca (gracias a los estudios de la profesora Sanz, de la Universidad hispalense).
¿Podrías informarme más al respecto del Tesoro o recomendarme alguna publicación? Si tienes publicaciones o información en papel, ¿podrías hacerme fotocopia y mandármela a casa?
Un abrazo Gonzalo.

Alejandro

Gonzalo González dijo...

Gracias por la visita, Yoel. Estaremos en contacto, tienes un buen blog.

Morisot, yo sentí lo mismo cuando la ví en Berlín. Desde mi punt de vista no está bien expuesta ni iluminada, y me resulta raro que en los tiempos que corren no haya una forma mejor para exponerla al público sin que ello signifique falta de protección. Que los museógrafos hablen...

Gracias a Mangeles y Jardí por ser tan fieles a este blog!

Alejandro, te pregunté lo del Tesoro de la Catedral de Sevilla por si lo habías visitado. Lamentablemente, no tengo por aquí publicaciones al respecto, y llevo unos años desvinculado de la Universidad, a pesar de que mantuve una buena relación con María Jesús Sanz (para mí, de las mejores de todo el Departamento de Historia del Arte en Sevilla)

Saludos a C. también!

Cialis dijo...

Es un post muy intyeresante lo disfrute mucho ya que soy amante del arte.

Sunless Tanning dijo...

ES un gran sitio con grandes muestras de arte gracias por mostrarlo.

Cialis Online dijo...

Gracias por mostrarnos esta importante muestra de arte es muy interesante.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails